El pasado 15 de abril, la Federación Europea de Comercio de la Madera (ETTF) y la Organización Europea de la Industria del Aserrado (EOS) organizaron una conferencia telefónica conjunta con el objetivo de hacer un balance de los efectos de la crisis del covid-19 en el mercado de la madera e intentar evaluar cuál será la situación en los próximos meses. Representantes de once países europeos contribuyeron a una discusión animada que enriqueció el conocimiento de los participantes sobre la crisis y su impacto.

Por parte de España participó en la conferencia AEIM (Asociación Española del Comercio e Industria de la Madera) como miembro de la ETTF.

Sin duda, el impacto del brote de coronavirus está teniendo impactos graves y de gran alcance en la cadena de valor de la madera. Sin embargo, existen diferencias significativas entre los países europeos: donde el coronavirus ha cobrado un precio más alto, la economía ha sido la más afectada. El sector de la construcción, un mercado fundamental para la industria maderera, se ha visto afectado en países como España, Italia, el Reino Unido y Francia, y también en empresas ubicadas en otros lugares que están particularmente expuestos a este grupo de países.

En otras partes de Europa, como en Escandinavia, Alemania y los Países Bajos, el sector de la construcción ha ido mejor. No obstante, no hay que descartar que se produzca en el tercer trimestre un periodo de crisis también para estos países. Los sectores relacionados con la logística, como los pallets, están teniendo un comportamiento comparativamente mejor que los sectores relacionados con otras industrias de la madera, como las industrias del mueble. Para satisfacer una demanda débil, las fábricas han puesto en marcha reducciones de producción de dos dígitos, con reducciones en Escandinavia comparativamente más leves que en Europa central.

Se espera que el sector bricolaje active algo el mercado a medida que las personas pasen más tiempo en casa, especialmente porque los mercados de bricolaje en su mayoría permanecen abiertos en la actualidad y, por lo tanto, impulse algo a los aserraderos y el comercio. En general, es probable que los países que están atravesando esta crisis con menos víctimas dirijan sus ventas a su mercado local en los próximos meses.

Para los miembros de EOS y ETTF, los mercados exteriores son muy importantes. Los participantes en la llamada destacaron que China, como cliente y productor fundamental, se ha estado recuperando en las últimas semanas, mientras que las ventas a los Estados Unidos están disminuyendo. El mercado indio está completamente cerrado, mientras que hay dificultades en algunos países del sudeste asiático. La escasez de disponibilidad de contenedores (y el aumento de los precios) siguen siendo un desafío, pero la situación parece mejorar en comparación con hace unas semanas. Los participantes enfatizaron que el flujo sin obstáculos de materias primas y bienes sigue siendo fundamental para garantizar la viabilidad a largo plazo de la industria.

Tanto los aserraderos como el comercio acordaron que actuar como almacén puede amortiguar las reducciones locales en la oferta y la demanda, una función importante para la estabilidad general del mercado y una cadena de suministro operativa.

Algunos países también se enfrentan a la escasez de mano de obra. Siempre que se cumplan las normas de salud y seguridad, debe garantizarse la libre circulación de mano de obra.

Al mismo tiempo, las compañías de seguro de crédito no deberían obstaculizar el mercado con medidas restrictivas. Las empresas de seguros (reaseguradoras) deben continuar emitiendo líneas de crédito y no echar gasolina al fuego, para no perjudicar el flujo de efectivo en un mercado ya turbulento.

Mirando hacia el futuro, ambas organizaciones acordaron que la duración e intensidad de la crisis serán cruciales en cuanto al patrón de recuperación. Si el coronavirus se neutralizará en los próximos meses, existe la esperanza de un retorno a una situación casi normal: el sector de la madera en el primer trimestre estaba bien. Tal resultado en “forma de V” representa el mejor de los casos. Sin embargo, si la economía general y el sector de la construcción siguen siendo moderados en el tercer y cuarto trimestre, una contracción prolongada tendrá un alto costo en la industria maderera, incluso en países que hasta ahora han logrado capear la tormenta. Parece muy probable que la economía sufra algunos cambios estructurales como reacción a la pandemia. Por el momento, el impacto de estos cambios no es predecible, pero probablemente también se sentirá en la industria maderera.

Traducción y difusión:

Asociación Española del Comercio e Industria de la Madera (AEIM)

www.aeim.org

aeim@aeim.org

 

Comunicado en español. PDF.
EOS&ETTF Joint press release. PDF.