En relación a las maderas tropicales de Brasil, se han producido en estos últimos meses algunas variaciones en los precios debido principalmente a la baja demanda, sobre todo en las especies que más habían sufrido la fuerte subida que son básicamente Ipé y Cumarú.

Ha habido momentos de incertidumbre por parte de los mercados de compra lo que se ha traducido en esa baja demanda y también se tradujo en medidas que han tomado la mayoría de los productores brasileños, en relación a bajar los volúmenes de aprovisionamiento de tronco para frenar la caída de los precios.

Esto se ha notado ya que parece que los precios se están estabilizando y tenemos que tener en cuenta que estamos en el periodo del año donde normalmente aumentan los pedidos de compra.
Hay que tener muy en cuenta en estos momentos, la posibilidad de que tanto el Ipé como el Cumarú entren en el CITES.

Lógicamente esto haría cambiar mucho las expectativas sobre estas dos especies, debido a que normalmente la burocracia que se produce por ese hecho haría que las cifras de negocio se viesen muy comprometidas, pero también lógicamente en la presión que supondría para especies llamadas a sustituirlas, como por ejemplo la Itauba, Grapia, etc.

Esto está originando que haya variaciones en los precios de un productor a otro, debido también al costo importante que significa el que la documentación se ajuste a las normativa vigente.

(Fuente: asociados)